preparar jardín para primavera

Cómo preparar tu jardín para primavera

Publicado en

La primavera es la estación del año en la que vuelve a nacer la vida. Todo empieza de nuevo y es el momento de ponerte manos a la obra con tu jardín. 

Los jardines son difíciles de acondicionar, así que, para evitar que las malas hierbas se adueñen de su espacio, te vamos a dar algunas claves para preparar el jardín para la primavera.

Durante los meses de invierno, seguramente tu jardín haya acumulado algunos centímetros de fieltro, una capa compuesta por tierra, restos de raíces y hojas que se acumulan en la superficie y hace que el agua no filtre bien. 

Cuando llega el buen tiempo, si el agua no filtra bien, el césped puede secarse. Por ello es necesario realizar un trabajo de escarificado, es decir, arañar la superficie de tu césped para romper este fieltro. ¡Vamos allá!

Por qué preparar el jardín para la primavera

Llega la época de las flores, la estación en la que vuelve a brotar la vida y en la que debes preparar tu jardín. Este trabajo es muy importante porque, de él, dependerá cómo luzca después. El invierno causa estragos en el jardín: el frío, la lluvia y las bajas temperaturas lo estropean, tanto de manera visible como invisible.

Cuando hablamos de preparar el jardín para la primavera, no nos referimos a hacer grandes tareas, sino a paliar los efectos del frío sobre las plantas o algunas reformas para que tu jardín esté con todas las necesidades que deseas. Pero, también, sobre el suelo en el que éstas crecen. 

Gracias a las labores de jardinería, garantizarás que las plantas vuelvan a brotar y, si lo deseas, plantar nuevas plantas. 

Si necesitas alquilar maquinaria para jardinería, en Kiloutou disponemos de los mejores equipos de las mejores marcas. 

Preparar el jardín para la primavera ¿Cómo hacerlo paso a paso?

Al plantearte cómo preparar tu jardín para primavera, a menudo no sabes por dónde empezar. Sin embargo, es más sencillo de lo que puedes imaginar: lo primero es comprobar el estado de las plantas. Si has tomado las precauciones necesarias, la mayoría de ellas habrá sobrevivido al invierno.

Si no es así, entonces deberás empezar por eliminar las plantas muertas. Es posible también que tengas dudas sobre si alguna planta está viva o muerta. En ese caso, puedes esperar un pequeño periodo de tiempo para ver cómo evoluciona. A continuación, vamos a mostrarte qué debes hacer para preparar tu jardín para la primavera.

Eliminar las malas hierbas

eliminar malas hierbas

Este es el punto de partida de tu trabajo. Durante los meses más fríos, las malas hierbas crecen enormemente. A esto hay que añadir que, durante esos meses, solemos prestar menos atención al jardín. Por ello, lo primero que debes hacer es eliminar todas esas malas hierbas y, para ello, debes emplearte a fondo. Además de eliminarlas, debes arrancar sus raíces para evitar que vuelvan a salir.

Erradicar las malas hierbas no responde a motivos estéticos, sino más bien, a razones de supervivencia de las propias plantas. Las malas hierbas roban recursos a las plantas y atraen a las plagas.

Ataca las plagas

plagas

La primavera es una estación preciosa, pero en la que no solo florecen las flores, sino también las plagas. 

Durante los meses de primavera, tu jardín estará más expuesto a problemas tan comunes como el pulgón, la cochinilla o la clorosis férrica. Por este motivo, es imprescindible que hagas un trabajo de fumigación a tiempo. 

Será suficiente si aplicas un insecticida o producto especial para determinadas plagas en ramas y troncos.

  1. Mejorar el terreno

El frío provoca la muerte de las plantas, pero también tiende a apelmazar el terreno, dificultando que la vida vuelva a rebrotar. Además, las lluvias del invierno arrastran consigo buena parte de los nutrientes del sustrato. 

Un terreno apelmazado es un auténtico enemigo para las raíces de las plantas, porque impide que éstas absorban correctamente los nutrientes y no permite evacuar el agua sobrante, poniendo en peligro la existencia de las plantas.

Para empezar, tienes que eliminar todas aquellas hojas, ramas y flores muertas que encuentres. Un suelo más aseado te facilitará poder trabajarlo como debes.

Lo siguiente será romper los terrones de terreno, esos que se crean con el frío y que impiden la entrada de oxígeno en la tierra. Para ello, puedes hacer uso de una motoazada de gasolina y cavar entre 20 y 30 centímetros del suelo. De esta manera, tendrás la opción de airearlo correctamente y podrás añadir sustrato nuevo, así como aplicar tanto un abono orgánico como un abono mineral. Lo ideal es mezclar el primero con la tierra y, una vez concluida la tarea, aplicar el segundo sobre la superficie.

Puedes ver cómo utilizar nuestra motoazada de gasolina

Comprobar el sistema de riego

sistemas de riego

No solo el frío es el responsable del estado de tu jardín. También puede serlo tu sistema de riego. Así que, para evitar sorpresas desagradables cuando llegue el calor, aprovecha este momento para ver si funciona correctamente. El frío y las heladas han podido romper alguna de las mangueras o, incluso, bloquear la salida del agua en los aspersores o goteros.

Sanear el césped

Durante los largos y oscuros meses del invierno, has dejado crecer libremente la hierba de tu césped, pero ahora ha llegado el momento de coger tu cortacésped y mimar la hierba. Si no tienes cortacésped y quieres escatimar en dinero, te aconsejamos alquilar una escarificadora de césped. Empieza segando con cierta regularidad y, poco a poco, acompaña esta labor con un poco de riego, acorde con el aumento de las temperaturas.

Por otra parte, otro aspecto importante es eliminar las malas hierbas que pueda tener y suplir las zonas en las que falte hierba. Algo íntimamente ligado a esas plantas adventicias, pero también a la acumulación de humedad durante los meses de invierno.

Plantar nuevas especies

Por último, para preparar tu jardín para la primavera, aprovecha este momento para plantar nuevas plantas. Incorporar nuevas especies para darle un toque diferente al año anterior. No obstante, en este punto hay que tener cuidado.  Uno de los errores que se suelen cometer es colocar demasiadas plantas juntas o simplemente sembrar demasiadas semillas.

Si haces esto, cuando crezcan, puedes encontrarte con demasiadas plantas, desordenadas y caóticas, y que, además, requieren muchísimo mantenimiento. Una buena opción sería contratar a algún paisajista para que pueda asesorarte sobre cómo aprovechar tu terreno y diseñarte un jardín equilibrado y fácil de mantener.
¿Y tú? ¿Quieres tener tu jardín lo más óptimo posible para la entrada de la primavera? Si necesitas alguna de las máquinas para tener a punto tu jardín, no hace falta que inviertas un gran presupuesto en comprarla, puedes alquilarla en Kiloutou donde te podemos asesorar para que realices tu trabajo de la manera más eficaz.